domingo, 18 de diciembre de 2016

DRAGON BALL SUPER: LA SAGA DE BLACK TE RE GARCO MAL. LÉELO AQUI


La saga de Black te estafo: arruino a Trunks, la lógica de la serie y jugo con tu nostalgia

La saga de Black de la serie anime Dragon Ball Super nos hizo sentir que lo mejor de la serie Z volvía a cobrar vida y nos hizo vibrar y emocionar pero una vez terminado el primer visionado, y con la cabeza mas fría, la realidad golpeaba a nuestras puertas... habíamos sido estafados.

Si hay algo en lo que realmente peca esta nueva saga es en la sobreexplotacion de la historia de Trunks del futuro. Como ya todos sabemos, el susodicho tuvo que agonizar durante la emisión de los capítulos primigenios ya que no solo debió enfrentarse a los terribles androides asesinos sino también al psicópata de Cell. Ahora bien, ¿era realmente necesario ponerlo a parir nuevamente pero en este caso contra la dupla Black-Zamazu? Sin lugar a dudas, el resultado final es demasiado redundante y no solo esto sino que arruinaron todo lo que el personaje significo en su tiempo por haberlo tornarlo demasiado infantil, al estilo de Dragon Ball Super.

A continuación dedicare un párrafo aparte para resaltar que en Dragon Ball Super nada les resultara fácil a nuestros protagonistas ¡aunque consigan la fase Dios! y esto lo vemos porque Goku y Vegeta para enfrentarse y poder vencer a Black tuvieron que viajar ¡dos veces! en el tiempo. Aparte de esto el precedente mas claro es La Batalla de los Dioses, película que se estreno en cines, en la cual Goku pierde miserablemente contra el dios de la destrucción. Impensado, pero así fue.

Como ya mencione en un párrafo anterior, Trunks y sus amigos se enfrentan a la dupla Black/Zamazu quienes efectúan una combinación nunca vista en Dragon Ball en la cual omiten los enfrentamientos por turnos para luchar ambos simultáneamente contra un mismo oponente poniéndolo en total desventaja. Dicho de otra manera, los nuevos villanos perdieron los códigos que venían manteniendo las sagas anteriores y ahora prefieren jugar sucio atacando a traición. Y no solo esto sino que consiguen duplicar sus poderes aplicando movimientos sincronizados y coreografías de combate.


Cabe destacar que aunque en Dragon Ball Super buscaban focalizarse en el lado humorístico por sobre el lado oscuro y dramático de Dragon Ball Z a partir de la saga de Black la serie se torna bastante siniestra -aunque Goku continúe siendo un idiota- porque vuelven las penetraciones corporales y las muertes (pero en forma censurada). Y a diferencia de lo que venia ocurriendo hasta el momento también aparece algo de sangre.

Las novedades mas grandes de esta saga son las nuevas características estéticas de los villanos y la inverosímil capacidad de Trunks de sacar técnicas de la galera así porque sí. Entremos en detalles, por un lado tenemos a Black quien puede extender prolongaciones de su energía vital dándole a sus poderes diversas formas como ser la apariencia de un cuchillo, de una hoz y de lo que sea -al mejor estilo Linterna Verde-. A esto podemos añadir que su aura es potenciada por una especie de arco místico que lo acerca en apariencia muchísimo a los santos de la iglesia católica y/o de otras religiones aunque se percibe de fondo su toque maligno. En cuanto a Trunks, lo que se puede decir es que lo han hecho tan poderoso que fue en vano que hallan convocado a Goku y a Vegeta para ayudarlo porque el relato nos muestra que tiene una inteligencia superior para aprender en pocos segundos técnicas que a ambos les costo infinidad de tiempo, una estupidez total ¿no cierto? En efecto, ¿como es posible que aprendiera a realizar la legendarias técnicas Mafuba y una especie de Genkidama (empleando su espada y la energía de los seres vivos) cuando nadie se las enseño?

En lineas generales, la saga de Black te estafo: jugo con tus recuerdos de Dragon Ball Z, arruino al personaje de Trunks del futuro y el relato de su vida. Aparte no respeto la lógica de Dragon Ball ya que no es posible que un super Saiayin ordinario como lo es Trunks pueda vencer a dioses solo por el hecho de enfadarse ¡y menos aun tener la capacidad de aprender técnicas tan complejas de ataque que llevarían largas sesiones de entrenamiento! Lamentablemente, todos hemos caído en la trampa de la nostalgia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada